Myanmar: enviado de la ONU vaticina una “guerra civil inminente”

El Consejo de Seguridad global conformado por al menos 15 países acaba de ser advertido por un enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas sobre la situación en Myanmar, la cual se tornado extremadamente violenta desde un golpe de Estado que ocurrió el 1 de febrero de este mismo año. El enviado advierte que la situación podría tornarse mucho más peligrosa y habla de un “derramamiento de sangre inminente”.

Christine Schraner Burgener expresó su inquietud preguntando a los países miembros cuál podría ser el nefasto resultado de la inacción. La enviada del del Secretario General considera cuán importante es actuar con cautela antes de que solo se pueda mediar en el desacuerdo cuando ocurra “el por resultado” sobre la situación en Myanmar.

El fin de semana pasado se registraron más de 100 muertes violentas tras las protestas de Myanmar que tuvieron lugar durante intensas semanas en el mes de febrero y marzo, cuando las fuerzas de seguridad del país arremetieron contra los activistas e incluso, murieron niños inocentes a manos de las fuerzas de seguridad del país. Un acto que ha sido duramente penado por las autoridades internacionales y políticos de todo el mundo.

Ese fin de semana se convirtió en el derramamiento de sangre más grande desde que comenzaron los eventos. Hasta ahora, según Burgener, se han registrado un total de 520 muertes violentas y expresó su desacuerdo contra los ataques que llamó “sistémicos generalizados” que han llevado las fuerzas que tomaron el poder contra la población civil.

Burgener piensa que es tiempo de actuar y que esperar porque los golpistas estén dispuestos a dialogar no es una opción. Varios países han sancionado a Myanmar, incluyendo Estados Unidos, uno de sus aliados más importantes, quien suspendió toda actividad comercial con el país diciendo que la única forma de restaurar el lanzo sería cuando se reinstalara la democracia.